viernes, 17 de septiembre de 2010

Un campaña 'seduce' a los inmigrantes para que se interesen por la hepatitis B

.
"Busco Amigo. Soy una chica guapa y simpática. Puedo ser silenciosa y discreta. Podrías ni enterarte de que estoy ahí hasta que sea tarde. Tal vez te suena mi nombre: Soy hepatitis B. ¿Me conoces?" es el texto de un mensaje que tratará desde hoy de sensibilizar a los inmigrantes sobre esta infección.

Este cartel se colgará en paredes y escaparates de supermercados, locutorios o peluquerías para que la población inmigrante procedente de países donde esta enfermedad es endémica, tome conciencia de los peligros que podría entrañar no detectar a tiempo la hepatitis B.

Éste es el objetivo de una campaña, promovida por Bristol-Myers Squibb con el apoyo de la Asociación Catalana de Hepatitis (ASSCAT), para animar a la gente a hacerse la prueba que determina si hay o no infección.

José Antonio Pérez, del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha dicho que el inmigrante con hepatitis B que vive en España suele ser un varón joven que ignora que se ha infectado.

"La hepatitis B es entre cincuenta y cien veces más contagiosa que el VIH. Sin embargo, mientras que casi todo el mundo ha oído o conoce algo del Sida, sigue siendo una gran desconocida para la mayoría de la población", ha comentado.

En España hay unos 500.000 portadores del virus, es decir personas cuya infección se ha hecho crónica. De este medio millón, unos 100.000 presentan una enfermedad activa con signos de lesión del hígado, y una de cada veinte personas infectadas se convierte en portadora del virus y puede infectar a otros sin desarrollar ningún signo de alerta.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística reflejan un aumento progresivo de nuevas infecciones entre los años 2005, con 659 casos registrados, y 2008, con 1.007, que es la cifra más elevada desde 1998 (1.134).

Sólo en Europa, unos 14 millones de personas tienen infección crónica y cerca de 40.000 fallecen a causa de ella, según el Grupo Español de Estudio de la Hepatitis B.

El doctor ha señalado que es esencial ser "más proactivo" a la hora de ofrecer la prueba a inmigrantes que vienen de países con incidencia alta de hepatitis B, pero también a españoles no vacunados que han tenido alguna conducta de riesgo.

Según este experto, en España cerca de un 2-3% de los inmigrantes de Latinoamérica se ha contagiado por el virus B de la hepatitis y suele afectar, sobre todo, a varones de entre 30 y 50 años que han adoptado conductas de riesgo.

En este grupo, al igual que en los inmigrantes que vienen de determinados países de Asia, África, Europa del Este y Suramérica, lo ideal es ofrecer la prueba y no esperar a la aparición de los síntomas, ha explicado Pérez Molina.

La prueba de la hepatitis B es un test serológico sencillo y barato, que permite controlar al portador del virus para reducir el riesgo de que la enfermedad progrese y vacunar a las personas de su entorno para evitar el contagio.

Si el paciente con hepatitis B crónica no recibe tratamiento, su riesgo de sufrir una cirrosis o cáncer de hígado aumenta entre un 15 y un 40%, lo que puede derivar en un trasplante hepático.

Aproximadamente, entre el 50 y 80% de los casos de cáncer de hígado se relacionan con este virus y se estima que el 36% de los pacientes con hepatitis B crónica activa sin tratar, podrían morir dentro de 20 años debido a complicaciones hepáticas.


FUENTE: Yahoo noticias, 17 de septiembre de 2010 (AQUÍ)
..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada